CAMARADAS VISITANTES !!!!

Website counter

miércoles, 3 de abril de 2013

FALTA DE FE E INTERÉS EN LA EDUCACIÓN (Estamos trabajando en esto....)




IDENTIFICACIÓN DE UNA PROBLEMÁTICA

Al igual que muchos otros lugares a lo largo y ancho del territorio nacional, la población de ---------------------------------------, presenta graves atrasos en materia de desarrollo social; educativo y cultural; sin embargo contextualizando y siendo precisos en elegir una “problemática”, me inclinaría en la falta de fe e interés en la educación. Parece absurdo haber llegado hasta este punto y decir que una situación así es importante, pero reflexionemos un poco…
Preguntando y hablando con 24 de mis 30 alumnos del tercer grado grupo “A”; encuentro esta enorme “problemática”, aunque yo optaría por llamarla “REALIDAD”. Hoy en día, sabemos que muchas de las estructuras de gobierno y por ende del Sistema Educativo Mexicano se encuentran prácticamente colapsadas, reflexionemos; un sindicato que   se entromete en cuestiones magisteriales, un sistema de supervisión ineficaz, jefes de enseñanza saturados, directivos enfocados a la optimización de la burocracia sindical, padres de familia que engendran pero no educan, maestros mal preparados, escuelas en pésimas condiciones estructurales, salarios de hambre, poco espacio para la investigación y actualización académica para los docentes, una cultura pobre y absurda mostrada a través de la televisión y la radio, una oligarquía informática que domina y orienta la opinión pública, un sistema económico cruel, ambicioso y absurdo, una sociedad globalizante que invierte los valores humanos a nada o casi nada, mexicanos que son indiferentes ante otros mexicanos, ante otros seres humanos; adolescentes que saben perfectamente que con o sin estudios resultará prácticamente imposible salir de la desesperanza, el hambre, la miseria  que la explotación irracional de los seres humanos supone.
Haría falta toda una tesis para esclarecer algo que parece tan sencillo, pero que da pie a una indagación tremenda por parte de cualquiera que pretenda llegar a ser un miembro crítico y capaz de lograr romper con estos paradigmas que no son esperanzadores.

Hago énfasis en este punto del trabajo para dejar en claro lo siguiente; tratando de no hacer de esta parte del ensayo, un galimatías, dejo al desnudo mi “problemática”: la falta de fe e interés en la educación.
No elegí esta “problemática” por el echo de no encontrar gran cosa en nuestros autores sugeridos de OPD II, sino por el hecho de ser precisamente algo que considero es, una prioridad fundamental para todo docente que pretenda educar seres humanos; para lo anteriormente dispuesto, me remito a lograr el objetivo trascendental y sumamente noble  y humanizante que dejara escrito ya desde el año de 1993, La Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, de la UNESCO[1]; precisamente en su informe de la comisión presidida por Jacques Delors, de donde se haría la gran obra “La educación encierra un tesoro”. 

A través del análisis y el testimonio de muchos de los alumnos, llego a una hipótesis en lo referente a las posibles causas de esta “problemática”; el porque los alumnos no tienen fe ni tampoco interés en la educación se debe en buena medida a la falta de motivación por parte de muchos de los docentes en su práctica educativa, pues enseñan y trabajan los contenidos, sujetos a los planes y programas, sin tomar en cuenta la importante tarea de desarrollar y potencializar las competencias para la vida y los propósitos y objetivos de cada una de las materias de la currícula escolar.    

Obviamente no cuento ni con el tiempo ni con la intención de adentrarme profundamente en la “Problemática” propuesta, sin embargo trataré en grosso modo, de darle seguimiento y desarrollo cabal a la investigación que líneas más adelante hemos de encontrar. 
¿Estamos enfocados a volvernos profesores para “EDUCAR” o para “ALFABETIZAR”?

 





 
 
FUNDAMENTACIÓN A TRAVÉS DE DISTINTOS AUTORES QUE HABLAN CON REFERENTE A LA PROBLEMÁTICA DETECTADA

¿Estamos enfocados a volvernos profesores para
“EDUCAR” o para “ALFABETIZAR”?

Sería muy inocente de nuestra parte responder fácilmente a esta interrogante.
Un profundo análisis respondería correctamente a la incógnita planteada, puesto que va de la mano con la “Problemática” detectada en mi grupo de observación y práctica docente: 

LA FALTA DE FE E INTERÉS EN LA EDUCACIÓN

La mayor parte de los alumnos del tercer grado grupo “A”, de la escuela ---------------------------, ubicada en la población de --------------------------------, en el estado de ----------------------; afirmó no tener interés en la educación.
La culpa no sólo es de la ya bien famosa educación tripartita, es decir, maestros, alumnos y padres de familia. La realidad a la que se enfrentan los jóvenes día a día, es el principal motor que deja esta mal llamada “problemática”, en los jóvenes de hoy en día. ¿Para que le va a servir a los jóvenes de esta comunidad terminar con promedio de diez, la secundaria, o no terminarla?; Incluso, los que terminan y los que no la terminan; en su mayoría saben que tienen que trabajar para salir “adelante”; al término  de la secundaria tendrán que contribuir al gasto familiar, saben que tendrán que venderse, alquilarse, regalar incluso su fuerza de trabajo  para poder gozar de algunas monedas. 

El sistema económico dominante los ha de moldear, hacerlos objetos de consumo, enajenarlos, exprimirlos y luego esclavizarlos para luego negarle aquello que la sociedad consumista les obliga a comprar, pero la realidad le niega. ¿A un adolescente pobre, de que le sirve un diez en su boleta? ¿A un “Indio” de que le sirve cursar la prepa?
Primero hay que enseñar que podemos construir un mundo mejor del que tenemos,  para poder  educar a mujeres y hombres  que tengan fe en la “Educación”, que busquen en la “Educación” un medio para obtener una mejor forma de vida…



 
 
De una forma molesta y sensacionalista el pseudoperidista  Loret de Mola, hace referencia de algo que resulta inquietante, el “hecho de estudiar no garantiza que a los jóvenes le vaya bien en la vida”[2]; si bien es cierto que muchos son los factores que intervienen en esta cuestión, comparte en cierta forma la idea que nos deja esto, sin embargo voy más allá del hecho.

¿Qué tipo de educación queremos dar en nuestras escuelas?

Y retomo lo siguiente, de que le servirá que a los jóvenes que se les enseñe pasar al siguiente grado, pasar un  examen, seguir al pie de la letra un “formato de reporte”, portar debidamente el uniforme,  perpetuar y travestir un acto cívico que debiera reforzar el amor a los ideales de tu  país y todo lo que conlleva en un obsceno ritual opresivo; finalmente  en preparar más a terminar el curso que prepararlos para la vida. A lo largo de la Historia de la educación, a los sistemas se le han pedido muchas cosas muy alejadas   de su propósito final específico (Schmelkes, 1995).

Mejorar el bienestar de la población y su calidad de vida, propiciar la movilidad, propiciar la movilidad social, mejorar las oportunidades de trabajo de los egresados, aumentar los niveles de ingresos de quienes pasan por sus aulas, formar ciudadanos democráticos. Formar alumnos en los valores propios, del miembro activo y comprometido con la sociedad, formar personas críticas y creativas. Seres humanos capaces de enfrentar y resolver los problemas, personas aptas para seguir estudiando, además la función reproductora y legitimadora de la escuela, inculcar la ideología dominante (Op. cit. 1995).
Estos resultados anteriores son atribuibles al Sistema Educativo, resultando que los que tienen mayores niveles formativos tienen mayor bienestar y mejores beneficios.

 
El Sistema Educativo se encuentra ubicado en una realidad en la cual el empleo no crece al mismo ritmo que el nivel de egreso, de los diferentes niveles no podrá exigirles a la escuela que mejore el ingreso de sus egresados, esto es igual si un sistema político se atropellan y reprimen las expresiones democráticas se restringe la participación ciudadana, difícilmente se podrá exigirle a la escuela que produzca ciudadanos democráticos (Freire, 1982).
En el Sistema Educativo Nacional al igual que en otros países se trata a los alumnos de una forma casi unánime, Eduardo Galeano menciona:

El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero, para que se acostumbren a actuar como el dinero actúa. El mundo trata a los niños pobres como si fueran basura, para que se conviertan en basura. Y a los del medio, a los niños que no son ricos ni pobres, los tiene atados a la pata del televisor, para que desde muy temprano acepten, como destino, la vida prisionera (Galeano, 2009).

Siguiendo un poco más con la idea  principal, es decir la dichosa “Problemática”,  regreso que los alumnos no tienen fe ni tampoco interés en la educación. Si pudiéramos educar a “los niños de la calle”, ¿que podríamos enseñarles? Que la independencia del  País en el que viven se efectuó bajo un hipócrita  convenio entre un guerrillero desesperado y un criollo ambicioso un 27 de septiembre de 1821… ¿Le serviría de algo? A estos hijos de nadie, los hijos de nadie,  ¿Y los hijos de los “nadies”? A muchos, que son cada vez más muchos, el hambre los empuja al robo, a la mendicidad y a la prostitución; y la sociedad de consumo los insulta ofreciendo lo que niega (Ibídem, 2009).

Los jóvenes tienen más fe en la T.V., en la radio, en la web; y ¿qué ofrecen los medios masivos de comunicación? A través de los medios masivos de comunicación, los dueños del mundo nos comunican la obligación que todos tenemos de contemplarnos en un espejo único, que refleja los valores de la cultura de consumo (Ibídem, 2009).





 
 
La respuesta del por qué los jóvenes no tienen fe ni tampoco interés en la educación es bastante difícil de resolver; al respecto Paulo Freire opina acerca de una educación, una verdadera educación para seres humanos:

“...La educación de las masas es el problema fundamental de los países en desarrollo, una educación que, liberada de todos los rasgos alienantes, constituya una fuerza posibilitadora del cambio y sea impulso de libertad. Sólo en la educación puede nacer la verdadera sociedad humana y ningún hombre vive al margen de ella. Por consiguiente, la opción se da entre una ―educación para la ―domesticación alienada y una educación para la libertad. ―Educación para el hombre-objeto o educación para el hombre-sujeto…” (Freire, 1982).

Finalmente dejo la conclusión en debate abierto:

LA FALTA DE FE E INTERÉS EN LA EDUCACIÓN

Los alumnos del tercer grado grupo “A”, en su mayoría, afirman lo anterior, la culpa de quien será, de nosotros los docentes, los padres de familia, los alumnos, el sistema, el gobierno, los medios de comunicación, la economía, ¿de Dios?; sin embargo sería más provechoso buscar un remedio, buscar una verdadera educación de calidad. 




[1] UNESCO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization, en español: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).
[2] Aparicio, J. N. (Dirección). (2011). De panzazo [Película].